23 enero 2012

Añorve, “un narcopriista”: Figueroa Smutny

Foto: Archivo
México • José Rubén Figueroa Smutny, nieto e hijo de dos ex gobernadores priistas de Guerrero, quien ha sido diputado federal local y miembro del Consejo Político Nacional de su partido, y que hasta hace unos días aspiraba a ser senador por el PRI en este 2012, acusó en su página de Facebook al actual alcalde de Acapulco, el también priista Manuel Añorve -quien igualmente deseaba ser candidato a senador-, de ser “una narco-priista”, un “narco-presidente” municipal, de haber recibido dos millones de dólares del narcotraficante Edgar Valdez Villareal, alias “La Barbie”, y de robarse “al menos 100 millones de pesos” de la pasada campaña para la gubernatura de Guerrero.

Añorve, por su parte, rechaza las imputaciones y ha advertido que lo demandará por las vías civil y penal.

¿Por qué tales acusaciones del ingeniero industrial por la Universidad Panamericana y maestro en Administración de Empresas por la Anáhuac? En entrevista con MILENIO el también empresario de 44 años, ex vicepresidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga de la República Mexicana, dice que fue porque… su correligionario no respetó un acuerdo que tenían para que ambos fueran candidatos al Senado; que lo traicionó para que a él lo quitaran de la fórmula electoral.

Como consecuencia del pleito, ambos quedaron fuera de la contienda: el ex gobernador René Juárez Cisneros y la diputada Claudia Ruiz Massieu Salinas serán los candidatos del PRI.

Para evitar el ruido de un restaurante, y para que otras personas no escuchen la charla, la entrevista se realiza en el estacionamiento de un centro comercial del sur de la ciudad de México, a bordo de una camioneta blindada de Figueroa Smutny. Se le pregunta:

— ¿Por qué pusiste eso en Facebook?
— Lo que yo estoy diciendo no son cosas nuevas, ni ninguna ocurrencia. Es información que fue pública hace menos de un año, una semana antes de la elección a gobernador de Guerrero. Se trata de una investigación que se filtró. ¿Y Manuel Añorve qué hizo? Vino a hacer un show a la PGR, fue a ver… pues al del lobby. Y se fue. Fue a ver nomás al güey que estuviera ahí. Y casualmente después de eso, se acabó la campaña. Ya no hubo movilización de los priistas el día de la elección y nos ganaron por más de 150 mil votos…

— Pero además de ese expediente que se filtró hace un año, ¿tú tienes más información? En tu Facebook dices que “La Barbie” le dio dinero…
— Yo tomo la información de aquel expediente que se hizo público. A mi entender es una investigación que está en curso, que no se ha cerrado. Yo físicamente no tengo más información. Yo estoy retomando lo que se decía en ese expediente. Versiones adicionales, hay muchas versiones adicionales de que el alcalde está metido con el crimen organizado, versiones que ahí están, y no es nada nuevo…

— ¿Tú sostienes lo que está en ese expediente, que él está en el narco?
— Sí, yo creo que sí…

—Es muy grave: es confirmar lo que declaró el ex gobernador de Nuevo León Sócrates Rizzo, que ustedes en el PRI negociaban con el narco…
—Yo creo que sería más grave no decirlo y que saliera en la campaña a Presidente de la República, o que vayan a mandar a este señor a un cargo de elección popular y que salga en la campaña. Eso sería más grave. Es mejor decirlo ahora, con las consecuencias que pueda tener en este momento. Esa información la tiene el PRI, la tiene el PAN, la tiene el PRD y ellos nada más están esperando el momento para usarla. No la usaron en la elección a gobernador porque este señor se retrajo y traían en sus encuestas más de diez puntos de diferencia y no fue necesario usarlo. Y perdimos por más de 150 mil votos.

— ¿Tú tienes la convicción de que está metido en el narco?
— Yo creo que está metido en negocios sucios de toda clase. Creo que la corrupción y la delincuencia no llegaron a Acapulco mágicamente. Desde que Manuel Añorve llegó a la presidencia municipal, debido a la inseguridad en Acapulco se vino abajo la actividad en todos los ámbitos: nocturna, comercial, empresarial, inmobiliaria, hotelera...

— ¿Manuel Añorve pactó con el narco?
— Manuel Añorve no está haciendo nada para combatirlo. Entonces eso se da a muchas interpretaciones. Yo no te puedo decir que haya pactado o no, pero sí te puedo decir que la criminalidad se desató desde que él llegó. No nada más no hizo nada, sino que no está haciendo nada. Lo que está pasando ahorita son operativos federales, no locales.

— Él dice que te va a demandar.
— Pues yo estaré pendiente. A ver si es cierto…

— ¿Hablar de esos temas no te da miedo? ¿Qué sientes?
— Mira, claro que me da miedo. Yo le tengo miedo a muchas cosas, pero a él no le tengo miedo. Entonces yo estoy a sus órdenes. Si quiere le seguimos discutiendo ese tema y otros (mira maliciosamente, de forma pícara, con un esbozo de sonrisa)… Hay uno de un cerrito ahí en Acapulco… que también le puede interesar al señor presidente… Y lo podemos ver ya en otra entrevista, si me demanda. Yo quiero ver si me va a demandar…

— ¿Qué cerrito?
— Ahorita no te digo nada, te lo digo después… -sonríe con el gesto de quien tiene el poder de una información guardada, una carta fuerte en una partida de póker.

— ¿No tienes miedo de que si es cierto lo del narco pudiera haber una represalia contra ti?
— ¡Pues claro que tengo miedo!... Pero yo creo que si en el PRI estamos hablando de blindar nuestras campañas del narcotráfico, las campañas de los candidatos, pues hay que tener cuidado de no postular gente que pueda tener nexos con esos mismos delincuentes.

— Dices en tu Facebook que cogió 100 millones de pesos de la campaña y que se los birló. ¿Cómo?
— Cuando menos 100 millones… Era el dinero de la operación política del día de la elección, que es lo más importante. Hay dos partes muy importantes el día de la elección: tener a tus representantes en tus casillas y hacer tu movilización de tu gente. Movilizar a tu gente para ir a votar. Eso requiere dinero: combustible, ruteros, todo lo que es la estructura de un día de elección, como se ha hecho siempre… ¡Pues ese dinero nunca llegó! No nos pudimos movilizar y nos aplastaron.

— Y tú dices que él se lo robó…
— Pues él era el que manejaba ese dinero. El dinero estaba y nunca llegó. Y voy más allá: quien manejaba esos programas electorales era una de sus gentes de más confianza que está ahorita en su gobierno de Acapulco, que es Erika Lurhs, su secretaria de Turismo. Las secretarías ganan $30 mil pesos, ¿eh? Casualmente, en tres años, ¡se compró una casa en Las Brisa y una en Ixtapa! Ella. ¿Cóoomo le hizo? Pues con parte del dinero de la campaña, de la operación de la campaña, porque esos son programas que ella manejó y que fueron un desastre: en vez de dar un número importante de votos, no dieron nada. ¿Y el dinero? “Se gastó”. O dicen que se gastó, pero nadie sabe en qué, porque en operación política no se gastó. Se lo robaron…

— ¿Tienes pruebas?
— Tenemos algunas cosas, pero estoy esperando la demanda…

— Tú tienes fotos de hace unos meses en tu Facebook con Manuel Añorve e incluso con tu hijo, y dices ahí: “Mi amigo Manuel”, y “yo voté por él”, y “lo respetamos”… Pasaste de la amistad y el respeto a… ¿a qué?
— Yo soy un convencido de que la política en Guerrero y en México debe haber varias cosas: la primera, tienes que ser congruente; luego, tienes que ser leal; agradecido; y cumplir tus compromisos… Nosotros habíamos hecho un pacto para buscar el Senado de la República en el que yo estaba en el segundo lugar y él iba a buscar el primero. Si pierdes la elección, el primero de la fórmula entra y el segundo se va a su casa. Si ganas, entran los dos. El pacto era ese: “Tú buscas el uno, yo el dos, no nos peleamos”. La posición uno la estaba buscando la diputada Claudia Ruiz Massieu, el ex gobernador René Juárez, Héctor Astudillo (alcalde de Chilpancingo), una lista importante de gente. Bueno, hasta el martes pasado yo estaba en la dos, y la uno estaba entre ellos. Él rompe nuestro pacto, y en su afán por quitar a Claudia Ruiz Massieu del primer lugar, la desplaza al segundo y me quitan a mí.

— ¿Cómo lo hizo? ¿Habló con la gente de Enrique Peña Nieto?
— Él se movió con la gente del CEN para, a como diera lugar, bajar a Ruiz Massieu, ¡y sí la bajó, pero no fuera, sino al segundo lugar! Y a mí me quitaron, yo sin deberla ni temerla...

— Pero también se amoló él…
— No. Hasta el miércoles él quedaba en primer lugar y Claudia en segundo. Después de que yo salgo con esto del Facebook, ya lo quitaron a él…

— ¿Quién decide eso, Peña Nieto?
— Eso lo decide quien lo tenga que decidir en el PRI, no él. Eso lo define quien define esas cosas… Entonces eso que yo pongo es consecuencia de que yo no me dejo, no nomás de él, yo no me dejo de nadie.

— Lo de ustedes parece vendetta de la famiglia tricolor, de la mafia…
— ¡Imagínate!... Bueno, pues así nos la hicieron. Nos habíamos respetado, habíamos ido caminando, cada quien peleando su posición paralelamente. Y en ese momento yo decido hacer público todo eso. Y yo no sé si fue por eso, pero casualmente (mira con cara de travesura), la decisión salomónica fue: “Ninguno de los dos, que entre un tercero”. René Juárez. Y ya. Así quedó.

— Se jodieron los dos…
— Nos chingamos los dos…

— Que ustedes resuelvan las cosas así da una imagen de peligro, de que la política es peligrosa, de que ustedes los políticos son capaces de cualquier cosa por el poder…
— No todos. Vuelvo a lo que te decía: tienes que ser, y por lo menos yo los soy, congruente, agradecido y leal. Él, no. Yo, sí. Por ejemplo, entró el licenciado René Juárez y yo me sumé inmediatamente con él, porque las únicas dos opciones que yo he tenido en política, de ser diputado local y federal, me las dio el partido en su gobierno. Entonces yo a él no le tengo más que agradecimiento. Salió él, yo me sumo. Y con Claudia tengo una extraordinaria relación, no tengo ningún problema. Yo luché mucho porque fuera una mujer la que encabezara la fórmula en Guerrero.

— Reitero: ¿estás consciente que la imagen que proyectan hacia afuera es de que los políticos son capaces de todo por el poder? ¿No te arrepientes?
— Yo creo que es una imagen… real. Porque aquí se lucha con mucha pasión por las posiciones, ¿no? Entonces hay gente que está dispuesta a hacer cosas que otros no. Como yo, que no estoy dispuesto a hacer muchas cosas más allá, pero sí busco el mínimo respeto a la palabra y al compromiso. Si tú y yo quedamos en algo, espero que lo respetemos hasta el final.

— Y si no, el que se ríe…
— Y si no, el que se ríe se lleva, y el que se lleva, se aguanta, ¿no? Así de fácil. Entonces eso es consecuencia de esto. Yo espero la demanda, a ver si es cierto, y ahí nos vamos, ¿no?

— ¿Tú te vas del PRI?
— Yo no me voy porque soy priista convencido. Tú tienes que estar con el PRI en las buenas y en las malas. Y yo no me voy a ir del PRI por una senaduría ni por una diputación, ni nada, pero sí me molesta que me quieran tomar el pelo, o que me quieran engañar, y que se quieran aprovechar cuando yo actué durante todo el proceso respetando mi palabra.

— ¿Tú lo traes en los genes, lo priista?
— Tú imagínate si yo con mi nombre y todo me voy a ir al PRD… Ni me van a recibir, en primera, ¿no? Yo creo que se mueren antes (se ríe)…

—Se muere tu papá o te mata…
— Sí, bueno, yo ni siquiera lo he pensado…

— ¿Tu papá no te dijo nada?
— Claro, él se preocupa, porque dice: “No, no ventiles estas cosas públicamente porque es riesgoso”… Guerrero es peligroso y estos temas del narcotráfico son muy complicados…

— ¿Le explicaste?
— Le expliqué, me entendió, no le gustó, no estuvo de acuerdo, pero entendió que yo estaba muy enojado por lo que me hizo este señor, ¿no? Respetó mi decisión. No está de acuerdo, no le gustó, pero la respetó. Esta es mi forma de decirle a Añorve: “Pues el que se ríe se lleva, ¿no? Tú no cumpliste, y si no cumples, pues atente a las consecuencias, mano”.

— ¿Algo más?
— Pues que vamos a ganar con René Juárez y Claudia Ruiz Massieu… Y que en este pleito, donde hay desquite ni quien se pique… Ya nos veremos ahora para las diputaciones locales… Yo voy a buscar ser diputado local, él también. Pues ahí nos veremos. Esto, ahora empieza el segundo round…

— ¿Violencia no? ¿No eres un hombre violento?
— No, violencia no. Simplemente decisión. No soy un hombre violento. Sí soy un hombre decidido. No me gusta que me quieran engañar y tomarme el pelo. No me dejo. Ni de él ni de nadie. Soy congruente, soy priista convencido, y me gusta mucha la política. Y pues en esas andamos, ¿no?…

José Rubén Figueroa Smutny y Manuel Añorve Baños. Así se llevan, así dirimen en el PRI…

A�orve, “un narcopriista”: Figueroa Smutny

No hay comentarios.:

Publicar un comentario