10 octubre 2009

Aclaración al periódico Milenio - por calumnia



El jueves 8 de octubre de 2009, el periódico MILENIO de la ciudad de México publicó una nota cuyo título principal dice: Párrocos de San Cristóbal promueven actos violentos. En los subtítulos se afirma: Las acciones son promovidas por el cura Juan Hurtado, dicen católicos. Utilizan de pretexto las fiestas patrias del próximo año, acusan.


Entre otras cosas, la nota afirma:

En Chiapas, acciones violentas que incluyen la toma de instalaciones públicas, comercios y bancos, son los planes de párrocos de la diócesis de San Cristóbal, quienes, a decir de un grupo de católicos de Los Altos, uno de los impulsores principales de éstas, es el párroco de la iglesia de Altamirano, Juan Hurtado López.

Ayer, en el poblado conocido como Galilea, en un "curso de capacitación" impartido por los catequistas Mariano Hernández Santiz, Tomás Gómez Entzín, Gustavo Santiz López y el párroco de la iglesia de Altamirano, Juan Hurtado López, se llamó a la violencia, tomando como pretexto las fiestas patrias por el Bicentenario de la Independencia en 2010. Aunque la fecha es 2010, las acciones violentas podrían adelantarse, agregan en su revelación.

Con la participación de aproximadamente 100 personas, entre catequistas, diáconos y prediáconos procedentes de los municipios de Altamirano, Ocosingo, Huixtán, Oxchuc, Tenejapa y Marqués de Comillas, el curso devino en una reunión para "tratar las movilizaciones que se llevarán a cabo el próximo año".

Expresaron su preocupación y aseguraron que los "movimientos de protesta" incluirán la toma de instalaciones públicas y comercios de diversos tamaños y tipos, hasta atentados contra bancos. Los propios testigos revelaron que "este mismo encuentro se llevará a cabo en varias parroquias de la diócesis de San Cristóbal de las Casas".


Al respecto, manifiesto lo siguiente:

1.    Es absolutamente falso y tendencioso afirmar que los párrocos de nuestra diócesis estén promoviendo cuanto se nos achaca. La diócesis no promueve acciones violentas, ni toma de instalaciones, ni atentados, ni movilizaciones con motivo del Bicentenario.

2.    El párroco de Altamirano, cuyo nombre completo es Juan Manuel Hurtado López, no promueve acciones violentas. El periódico del jueves 8 de octubre afirma que "ayer", es decir, el miércoles 7, el sacerdote estuvo en tal reunión para impulsar dichas acciones. Esto es totalmente falso. Doy testimonio que los días lunes y martes estuvo en la ciudad de San Cristóbal, en diversas reuniones en que yo también participé. El miércoles 7, desde temprano estuvo primero en San Cristóbal, luego en Oxchuc, con nosotros los obispos y con cerca de tres mil personas, en un evento que organizamos con motivo de las Bodas de Oro Episcopales de Mons. Samuel Ruiz. Regresó a San Cristóbal y hasta el jueves 8 llegó a media mañana a participar en dicha reunión. Por tanto, la publicación del periódico del jueves, que afirma que el miércoles estuvo en esa reunión, carece de sustento.

3.    Lo que sí es verdad es que, en efecto, de lunes 5 a viernes 9 del presente, se llevó a cabo un curso promovido por la parroquia, dentro del proceso de formación permanente para diáconos, catequistas y otros servidores de la Iglesia, con el tema "Etica y Moral". Se hizo el curso en Nueva Galilea, una pequeña comunidad que está sobre la carretera que va de Cuxulhá a Altamirano, a unos diez minutos de la cabecera parroquial. No fue una reunión secreta, sino abierta, al borde de la carretera. Participaron 170 personas sólo de una zona de la parroquia, y nadie llegó de otras parroquias vecinas. El curso lo impartieron los mismos catequistas, previamente formados, con la asesoría de dos Hnas. Religiosas. El Padre Juan Manuel llegó hasta la mañana del jueves, escuchó las exposiciones y, al fin de la tarde, celebró la Eucaristía, en forma normal y ortodoxa.

4.    El mismo sacerdote sostiene que no se hizo análisis de la realidad, porque no era el tema. Se habló de los valores que la Palabra de Dios resalta en el Antiguo y Nuevo Testamento, así como los que hay en las culturas indígenas, que ayudan a que la persona viva íntegra, comprometida en su misión y feliz, en compañía de los suyos y de la comunidad. Agrega: "Cualquier otra cosa que se diga de más, es un infundio que debemos rechazar absolutamente, porque no corresponde a la realidad. Con la paz en el corazón, esa que da la verdad, deseo que esto se aclare para bien de la diócesis".

5.    También es verdad que, en muchas otras ocasiones, en las parroquias y en nuestras reuniones, al hacer un análisis de la realidad, se advierte mucha inconformidad contra el sistema y contra el gobierno, por la persistente y creciente situación de pobreza y marginación que hay en las comunidades. Ante esto, no faltan quienes hablan del peligro de que haya acciones violentas, e incluso revolucionarias, con ocasión del año 2010. Esto se palpa en el ambiente no sólo de nuestra diócesis, sino del país en general. Sin embargo, el hecho de constatar un riesgo y advertir un peligro, no es lo mismo que promover la violencia, la guerra, la revolución, los atentados. Es todo lo contrario. Es prevenir, para que nadie quiera manipular a nuestros fieles y llevarlos otros caminos no evangélicos. Nuestra opción pastoral es la paz, la verdad, la justicia, la fraternidad, la reconciliación. Estamos totalmente en contra de la opción violenta y guerrera, pero sí advertimos los riesgos que hay en el país. Las experiencias vividas en nuestro territorio nos confirman que se deben buscar caminos alternativos para luchar por una vida digna de los pueblos, no la guerra fratricida y la violencia.

6.    Pido a los informadores y a las autoridades competentes, que no den crédito a rumores e informaciones parciales o distorsionadas, porque, sin constatar la verdad, corren el riesgo de dañar la paz social y reprimir sin sustento, con lo cual generan una espiral de violencia que nadie deseamos. Los calumniadores serán responsables del daño que su mentira nos pueda generar.


San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, 9 de octubre de 2009



+ Felipe Arizmendi Esquivel
Obispo de San Cristóbal de Las Casas

No hay comentarios.:

Publicar un comentario