25 marzo 2009

Elevan Cristo contra la violencia en cerros de Acapulco

A 640 metros sobre el nivel del mar, en lo más alto de los cerros de Acapulco, se colocará una estatua del "Cristo Rey de la Paz", como antítesis a la violencia generada por la delincuencia organizada en este puerto.

     Juan Carlos Flores Rivas, Canciller de la Arquidiócesis de Acapulco, promotor y ejecutor de los preparativos para la instalación del "Cristo Rey de la Paz", explicó que la escultura mide cuatro metros de  altura y será bendecida el 1 de abril en lo alto del cerro de El Encinal, Ejido de Carabalí, Municipio de Acapulco.
      "Guerrero ha sido un estado violento, sin embargo, la sociedad se ha visto afectada en los últimos años por los hechos de violencia recrudecida por el crimen organizado y la eficacia que ahora caracteriza a los medios de comunicación en la difusión de esos hechos", señaló el sacerdote.
      La escultura de concreto de Cristo Rey de la Paz, ha sido elaborado en talleres de Metepec, en Toluca, Estado de México y será bendecida en una misa solemne que presidirá ese 1 de abril, el Arzobispo de Acapulco Felipe Aguirre Franco con la comunidad eclesiástica y creyente.

      Luego de esa fecha inaugural, se realizarán misas dominicales a las 10 de la mañana, en esa área boscosa y de vista panórámica del cerro de El Encinal del ejido de Carabalí, comunidad que donó una hectárea de predio donde ahora será colocada la escultura religiosa.
      "Esta imagen de Cristo similar a la que está colocada en el cerro de El Cubilete en Silao, Guanajuato, estamos seguros que traerá la paz tan anhelada en Acapulco y en Guerrero, porque será una oportunidad de subir a las alturas casi en los límites con el cerro de El Veladero y desde ahí admirar todo Acapulco", indicó Flores Rivas.
     El Cristo Rey de la Paz, portando túnica y con los brazos abiertos, estará colocado al borde del desfiladero, sobre una roca, entre miles de árboles de encino, que no serán talados, además de que se pretenden colocar sanitarios ecológicos.
       "La idea es mantener este sitio como está, sin talar ningún árbol, que este sea el escenario que caracterice al entorno del Cristo de la Paz, que sea un templo natural, sin construcciones, ni paredes, que de lugar incluso a paseos ecoturísticos para que admiremos nuestra naturaleza y la vista espectacular de Acapulco", dijo Flores Rivas.
      Desde el cerro de El Encinal, se aprecia todo el Municipio de Acapulco, con sus  bellezas y sus contrastes como su zona popular, de campos de golf, la zona hotelera, sus bahías y lagunas, embarcaciones, la mayoría turísticas y pequeñas pangas de pescadores ribereños, enmarcado básicamente por el mar y su horizonte azules.


--
Juan José Belmonte Torres

No hay comentarios.:

Publicar un comentario