26 enero 2009

Alienta Benedicto XVI espíritu misionero en mensaje a Arquidiócesis de Acapulco


El Papa Benedicto XVI alentó a la Arquidiócesis de Acapulco a dar un mayor impulso a la evangelización y misiones, señaló el cardenal Tarcisio Bertone, secretario de Estado del Vaticano en un mensaje enviado por escrito.

      De acuerdo al escrito leído a la inauguración de la celebración eucarística por las Bodas de Oro de la arquidiócesis de Acapulco, el Papa enviaba una bendición poniendo al pueblo de Dios que peregrina en Acapulco bajo la protección de María, Madre de la Iglesia.

      La misa contó con la presencia del Nuncio Apostólico, Christophe Pierre y del presidente de la Comisión Episcopal Mexicana (CEM), Carlos Aguilar Retes, así como de por lo menos 13 obispos de todo el país y sacerdotes de toda la arquidiócesis.

     En su homilía, el Nuncio Apostólico, señaló que la Iglesia "está compuesta por seres humanos, y ser Iglesia Diocesana es afirmar que en el tiempo y espacio de los hombres, en medio de sus casa y en su lenguaje está presente la comunión trinitaria".

      El representante del Papa en México, aseveró que como Iglesia hemos sido investidos de una naturaleza misionera que sirve como experiencia permanente de Pascua. Esto es que confirma la vida de uno mismo, el ponerse al servicio de los demás".

     En su mensaje, el Nuncio invitó también a las comunidades diocesanas a intensificar su relación con Cristo

a través de la meditación de la palabra, la participación en la eucaristía y el testimonio de la caridad.

     Hizo mención a monseñor josé Pilar Quesada Váldez, primer obispo de Acapulco, monseñor Rafael Bello Ruz, primer arzobispo de Acapulco; monseñor Felipe Aguirre Franco, segundo arzobspo de Acapulco; y monseñor Juan Navarro Castellanos, obispo auxiliar de Acapulco.

 

Proclaman en Permanente Estado de Misión la Arquidiócesis de Acapulco.

 

En la ceremonia religiosa, el arzobispo de Acapulco, Felipe Aguirre Franco proclamó que a partir e los festejos por las Bodas de Oro Diocesanas, la Arquidiócesis de Acapulco estará en "Permanente Estado de Misión".

      De igual forma decretó y promulgó la primera fase del quinto Plan Diocesano de Pastoral . El "Decreto de Promulgación" para "entregar una Iglesia Diocesana renovada a  Jesucristo, partiendo de un encuentro vivo con El, al cumplir 50 años de remar mar adentro".

     Con la declaración de permanente estado de misión, la Iglesia de Acapulco asumirá tres tareas: Pastoral  Profética, Pastoral litúrgica y  Pastoral de la caridad.

     Es una obra en la que todos debemos remar  "Mar Adentro"  buscando la santidad, el discipulado, la escucha de la Palabra, la Euucaristía y trabajar a favor de los pobres, entre otros, de acuerdo a lo proyectado en el Plan Diocesano.

--
Juan José Belmonte Torres

No hay comentarios.:

Publicar un comentario