18 noviembre 2006

Explota granada en Acapulco y deja cinco heridos

Cinco heridos de gravedad -entre
ellos tres niños-, fue el saldo del ataque realizado ayer por la tarde
en Ciudad Renacimiento, en donde un comando armado con rifles AR 15 y
pistolas de 9 milímetros lanzó una granada a la casa habitación en
donde vivía el joven mesero José Luis García García, acribillado el
pasado miércoles.
"No entendemos de esto. No sabemos qué está pasando... Si hay
algún culpable que lo busquen, nosotros no sabemos nada", repetía
insistentemente una señora con palabras entrecortadas por el llanto.
En medio del caos provocado por la explosión de la granada,
manchas de sangre y una gran confusión entre la gran cantidad de
elementos de la policía municipal, del estado y ministerial, así como
los asistentes de la Cruz Roja, la señora pedía justicia a las
autoridades para que se encuentre a los culpables.
El pasado miércoles a las 19 horas, el mesero José Luis García
García, de 19 años de edad, salió de su domicilio ubicado en la Calle
Velásquez de León, para comprar unos dulces en un puesto de abarrotes
localizado a dos metros de su domicilio, cuando fue acribillado de 8
disparos de 9 milímetros desde un Cavalier blanco modelo 2005, que le
causó la muerte instantánea.
Al cumplirse el novenario -ayer en la noche-, la familia se
disponía a "levantar la cruz", cuando alrededor de las 16:00 horas, la
tranquilidad de los vecinos de la calle Velásquez de León, manzana
186, lote 22, del sector 2 de Ciudad Renacimiento se vio interrumpida
intempestivamente con el estruendo de una granada.
En el ataque resultaron heridos Sandra Luz Soriano Rentería de
36 años; Ana Laura López Soriano (11 años), Yamired Mirala Ramírez
(un año 4 meses), Rafael Bibier López Soriano (9 años) y María Elena
Andrade Torres de 24 años, respectivamente.
Minutos después del atentado llegaron al lugar los socorristas y
luego de prestar los primeros auxilios a los heridos fueron
trasladados de inmediato al hospital Donato G. Alarcón de
Renacimiento, en donde hasta el momento se les reporta como graves.
A diferencia de otras ocasiones en que los curiosos se aproximan
al lugar de los hechos, esta vez la calle en donde fue perpetrado el
ataque lucía prácticamente sola. Uniformados y reporteros iban y
venían tratando de recabar información, mientras los vecinos de la
casa atacada cerraron sus puertas para evitar ser inmiscuidos en
problemas ajenos.

--
Juan José Belmonte Torres

No hay comentarios.:

Publicar un comentario